Seventh-Day Adventist Church

Asociación Venezolana Central - AVC Cerca de Tí Ccs...

Menu

Marzo 2011

Resumen mes a mes de las grandes bendiciones derramadas en el 2011

 

 ( El gran evento del Pentecostés y más V realizado en Maracaibo dejó su huella en el evangelismo y crecimiento de la Iglesia Adventista en el 2011 )

Marzo 2011

Marzo fue sin duda un mes de grandes festejos espirituales. Además, de la celebración como ya es costumbre en este mes del año de las campañas de los Grupos Pequeños, la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Venezuela vivió una etapa de júbilo al bautizar más de mil almas en la realización del quinto evento de Pentecostés y más, realizado en esta ocasión en el Palacio de los eventos de Maracaibo.

En esta importante ciudad del occidente venezolano líderes de la Iglesia Adventista en toda Interamerica se dieron cita para celebrar un sábado inolvidable en el marco de la quinta edición del programa del Pentecostés y más. 

El palacio de los eventos de Maracaibo recibió a los dirigentes más representativos de la Iglesia Adventista en Interamerica y a nivel nacional para dirigir esta fiesta espiritual que tuvo como fin fortalecer la labor de los grupos pequeños, los grandes responsables, junto al Espíritu Santo de que cientos de almas entregaran su vida a Dios a través del bautismo. 

Varias piscinas se dispusieron ese día para que muchos sellaran públicamente su compromiso con Dios y nacieran de nuevo para vivir con la ayuda del cielo una vida transformada y llena de victorias. 

Durante la programación se presentaron diversos grupos musicales de la región, así como varios seminarios para fortalecer la labor de los grupos pequeños en su importante caminar misionero en pro de contribuir con el cumplimiento de la misión. 

Ese fue el quinto año consecutivo que la Iglesia Adventista en Interamérica realiza este programa especial del Pentecostés y más, enfocado en realizar cientos de bautismos en un mismo día que al igual que en los tiempos bíblicos sumen muchas almas a la iglesia y buscar de manera especial una mayor consagración entre todo el pueblo adventista para que sea derramado muy pronto el Espíritu Santo.