Seventh-Day Adventist Church

Asociación Venezolana Central - AVC Cerca de Tí Ccs...

Menu

los adventistas y maria

Los adventistas y María 

 

Los adventistas, al igual que nuestros amigos católicos, creemos que María fue elegida por Dios para jugar un papel único como la madre del Salvador. Sin embargo, basados en las Escrituras, rechazamos la veneración de la persona de María, incluyendo la creencia de que ella está en el cielo y actúa como mediadora entre el pecador y el Salvador. La Biblia enseña que podemos acercarnos a Jesús directamente por la oración y que él es nuestro único y suficiente mediador. Creemos que María, como todos los creyentes redimidos,espera la resurrección.

        Los adventistas también rechazamos el concepto de la inmaculada concepción. La afirmación paulina de que "el pecado entró al mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, y de esta manera la muerte vino a todos los hombres por cuanto todos pecaron", (Romanos 5:12) se aplica también a María. Elena White comenta: "La única esperanza de redención para nuestra especie caída está en Cristo; María podría hallar la salvación únicamente por medio del Cordero de Dios. En sí misma, no poseía méritos. Su relación con Jesús no la colocaba en una relación espiritual con él diferente de la de cualquier otra alma humana. Así lo indicaron las palabras del Salvador. El vínculo de parentesco que había entre ellos no la ponía en igualdad con él"

¿Entonces, cómo deberían relacionarse los adventistas con María? podríamos aprender a dar a María la atención que ella merece, como la persona que fue especialmente escogida para criar y nutrir al Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

"Podría ser diferente si evitáramos los dos extremos y miráramos a María con suficiente claridad como para ver la mujer que la Biblia muestra. María no sólo fue un simple mortal, suficientemente modesta y sin pretensiones como para que podamos identificarnos con ella, sino que codea nuestra egocéntrica "generación del yo" para mostrarnos la senda de Aquel centrado en Dios, el fiel, el obediente"

Fuente: Revista adventista Diálogo Universitario