Seventh-Day Adventist Church

Asociación Venezolana Central - AVC Cerca de Tí Ccs...

Menu

El pentecostes en los tiempos biblicos

El Pentecostés en los tiempos bíblicos

La ascensión al cielo de su maestro, el Hijo de Dios, no los dejó por el suelo. Los discípulos y apóstoles de Jesús a pesar de estar triste por no ver más a su maestro, aceptaron fielmente la gran comisión de salir a predicar el evangelio de Jesús y las buena snuevas del reino a toda nación, tribu, lengua y pueblo. Pero para cumplir esta misión de salvación tendrían que prepararse muy bien y por ello, momentos antes de partir Jesucristo les prometió que les enviaría El Espíritu Santo para que anduviese con ellos, los tocáse y con su ayuda miles entendiesen el mensaje del cielo.

Para poder recibir al Espíritu Santo y recibir todo el poder prometido en la gran comisión de la predicación del evangelio se requirió de una gran preparación y consagración previa. Durante varios días, el libro de los Hechos de los apóstoles en Las Sagradas Escrituras registra que los discípulos estuvieron reunidos y apartados orando y estudiando la Palabra, recibiendo el calor y la fuerza espiritual para que el Espíritu Santo pudiera descender sobre ellos.

Al momento de recibir el Espíritu Santo todos comenzaron a habalr en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen. De esta forma estos seguidores de Jesús, en su mayoría de condición social humilde, pudieron interpetar diversas lenguas e idiomas de la región para predicar el evagelio a los gentiles de las naciones cercanas.

Con la ayuda del Espíritu Santo, Pedro y los otros once apóstoles bautizaron ese día a más de 3000 personas, en uno de los mayores actos masivos de entrega a Dios registrados en Las Sagradas Escrituras.

La Biblia registra el acontecimiento de la siguiente forma:

 " Cuando llegó el día del pentecostés estaban todos unánimes juntos.Y de repente vino del cielo un estruendo como d eun viento recio que soplaba el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen. ..." (Hechos 2:1-4)